Desmintiendo los mitos sobre el Viagra® (Sildenafil)

Mito 1: El Viagra® es malo para tu corazón

Por si solo el Viagra® (su nombre genérico es Sildenafil) no genera daño al corazón. Pero está prohibido su uso concomitante con medicamentos que generan dilatación de los vasos sanguíneos, llamados nitratos los cuales se usan en algunos pacientes con enfermedades del corazón, como la angina de pecho (por ejemplo, el Isordil® o dinitrato de isosorbide), pues pueden provocar un descenso grave de la presión arterial, haciendo que no llegue suficiente sangre a los órganos, incluyendo al corazón.

Este medicamento (Sildenafil) fue diseñado originalmente para tratar la angina, pero después se desarrollaron medicamentos mejores. Actualmente se utiliza para la disfunción eréctil, para la hipertensión pulmonar y para un trastorno llamado Fenómeno de Raynaud.

Mito 2: El Viagra® daña tus ojos

Tomar Viagra® no impedirá que veas bien a tu pareja durante el sexo, pero sí pueden presentarse trastornos visuales en un 2-11% de las personas que lo consuman, como cambios en los colores que ven, visión borrosa o molestia con la luz (fotofobia). Estas alteraciones se asocian a la dosis consumida, generalmente cuando se toman dosis altas, es decir 100 mg o más en 24 horas.  Además, con las dosis altas también puede presentarse enrojecimiento de la piel (principalmente la cara), dolor de cabeza, malestar abdominal (dispepsia) y sangrado por la nariz (epistaxis).

Mito 3: El Viagra® da erecciones dolorosas y que duran horas

Esta condición conocida como priapismo, es rarísimo que ocurra solo con el uso del Viagra®, pero el riesgo aumenta si el paciente recibe terapia con inyección (directamente) en el pene, usado también para la disfunción eréctil, como el Trimix, (una mezcla de Alprostadil, Fentolamina y Papaverina) el Bimix (Fentolamina y Papaverina) o Papaverina sola. Esos medicamentos relajan el tejido del pene y abren los vasos sanguíneos del pene, lo cual causa una erección. Además, hay otras enfermedades que predisponen al priapismo como la anemia de células falciformes, el mieloma múltiple o la leucemia. Si usted tiene alguna de las anteriores, lo ideal es que no consuma el medicamento o que lo haga solo bajo prescripción médica (urólogo). Si llegara a presentar una erección que persista durante 4 horas o más debe consultar al servicio de urgencias.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *