¿Qué es el hipo?

Se presenta cuando el diafragma (músculo que separa el pecho del abdomen), se contrae repentinamente. Cuando eso sucede, la persona toma aire y después la laringe (órgano situado entre la tráquea y la faringe; su principal función es sellar las vías respiratorias inferiores mientras comemos para que los alimentos no vayan a los pulmones e ayuda en la producción de la voz) se cierra, lo que produce el sonido de “hip”.

La mayoría de los ataques de hipo duran menos de 48 horas. Rara vez dura más, y cuando se prolonga más de un mes se llama “hipo refractario o intratable”.

¿Cuáles son las causas del hipo? 

  • Tener el estómago demasiado lleno.
  • Beber gaseosa u otras bebidas con gas.
  • Tragar aire, por ejemplo, cuando mastica chicle.
  • Algunos medicamentos como la dexametasona.
  • Con poca frecuencia, puede deberse a la irritación de un nervio encargado de la contracción del diafragma.
  • Cuando es refractario, podría ser un indicio de reflujo o cáncer.
  • Generalmente es algo inofensivo.

¿Qué puedo hacer para detener el hipo? 

  • Contener la respiración durante varios segundos.
  • Exhalar el aire manteniendo la boca y nariz cerradas, tal como se haría en un avión para destapar los oídos.
  • Estimular la parte de atrás de la garganta, por ejemplo, al tomar sorbos de agua fría, hacer gárgaras o tragar una cucharada de azúcar.
  • Llevar las rodillas contra el pecho e inclinarse hacia delante.

La eficacia de estas maniobras ha sido sugerida solo por informes de casos y no está confirmada. Sin embargo, son fáciles de realizar y tienen un bajo riesgo de complicaciones, a menos que haya una contraindicación como, una cirugía reciente de un órgano involucrado en la maniobra física.

¿Cómo se trata el hipo? 

Si los pasos de autoayuda mencionados arriba no funcionan, hay varias medicinas de venta con receta que pueden ser útiles. La acupuntura también puede ayudar a algunas personas.

Es posible que se necesite cirugía para tratar a algunas pacientes con síntomas extremos y que no mejoran con otros tratamientos, pero esto es poco frecuente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *