¿Qué es un accidente cerebro vascular (ACV)?

Llamamos accidente cerebro vascular a un evento en el cual, un área del cerebro sufre una pérdida de la llegada de oxígeno y por ende viene la muerte de esa porción afectada. Los hay de dos tipos:

Isquémico: cuando el flujo de sangre en una arteria es bloqueado o tapado por un coágulo que pudo haberse formado en el mismo sitio (trombosis) o formado en un sitio distante como el corazón o un vaso del cuello y de allí, migrado a la arteria del cerebro (embolia) provocando entonces que el tejido cerebral se quede sin oxigenación y generando la muerte de este, a este tipo de ACV se conoce popularmente como simplemente “trombosis”.

Hemorrágico: cuando una arteria enferma se rompe, sea por daño crónico y acumulación de calcio y colesterol en sus paredes (aterosclerosis) o por la presencia de lesiones como aneurismas o malformaciones vasculares.  Este tipo de ACV se conoce popularmente como “derrame”. En este caso, el hematoma provocado por el sangrado genera compresión e inflamación de las neuronas y demás tejido nervioso y ello provoca la muerte del tejido.

La dimensión del daño en cualquiera de los casos depende de la cantidad de cerebro que se afecte, la zona cerebral afectada y que tan rápido se resuelva o pueda resolver el evento y la oportunidad de recibir tratamiento.

En algunas personas, no produce efectos duraderos, pudiéndose recuperar completa o casi completamente, mientras que en otras se pueden perder funciones del cuerpo importantes de por vida, como mover alguna extremidad o hablar, e incluso puede dejar a una persona postrada o generarles la muerte.

¿Cómo reconocer cuando alguien está sufriendo un ACV)?

  • Presenta alteración para hablar (no puede hablar o habla enredado).
  • Tiene la cara torcida o caída en un lado.
  • Tiene debilidad o incapacidad para mover el brazo o la pierna.
  • No logra sostenerse en pie
  • No puede ver por uno o ambos ojos
  • Queda súbitamente inconsciente

Si esto sucede, es necesario llamar inmediatamente a una ambulancia y dirigirse al servicio de urgencias más cercano.

El manejo para esta enfermedad será según la causa:

  • Si el vaso se tapó y el paciente llega rápido a un servicio de urgencias que cuente con posibilidades de tomar una tomografía o una resonancia cerebral y tiene los medicamentos, se puede intentar desobstruir bien sea con medicamentos o por medio de un catéter que va desde una extremidad y sube hasta el vaso afectado.
  • Si fue sangrado, se intenta al máximo evitar mayores daños, y ocasionalmente se drena el sangrado o se repara la arteria que se dañó.

¿Cómo disminuir el riesgo de sufrir un ACV?

Con un control adecuado de las enfermedades que incrementan el riesgo, tales como la hipertensión, la diabetes, el colesterol elevado, algunas arritmias cardíacas mediante la asistencia puntual a los controles médicos, la toma de los medicamentos y demás recomendaciones de alimentación y ejercicio.

Cambios en el estilo de vida: No fumar, hacer ejercicio al menos 30 min por día, bajar de peso, consumir frutas y verduras, pocos dulces y harina, ingerir poco alcohol.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *