¿Qué son las pruebas para detección del cáncer de próstata?

Las pruebas para detección del cáncer de próstata son un método con el que los médicos examinan la próstata en busca de signos de cáncer. Esta glándula masculina se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto, y forma un anillo alrededor de la uretra (del conducto que lleva la orina fuera del organismo).

Las pruebas que se utilizan principalmente para detectar cáncer de próstata son el antígeno prostático específico (PSA por Prostate-Specific Antigen en inglés) y el tacto rectal.

¿Qué es el antígeno prostático específico?

Es una proteína que produce la próstata. Los niveles de esta proteína generalmente aumentan cuando hay cáncer de próstata, pero también lo hacen por otras razones diferentes al cáncer, por ejemplo la hiperplasia prostática (crecimiento benigno de la próstata), las infecciones de la próstata (prostatitis) o la eyaculación (masturbación o coito).

¿Quiénes deben someterse a las pruebas para detección del cáncer de próstata?

La recomendación es realizarse el PSA cada 2 a 4 años, a partir de los 50 años hasta máximo los 75 años. Para los hombres que presentan factores de riesgo de cáncer de próstata (por ejemplo, aquellos de raza negra o los que tienen antecedentes familiares de la enfermedad), tal vez sea conveniente iniciar las pruebas entre los 40 y 45 años.

¿Por qué se solicita?

Los médicos solicitan el PSA para intentar detectar el cáncer de próstata en una etapa temprana, antes de que tenga posibilidades de crecer, esparcirse por el cuerpo (metástasis) o causar síntomas. Lo que facilita su tratamiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *