Enfermedad diarreica aguda – EDA

La Enfermedad Diarreica Aguda, también conocida como EDA, es un proceso en el que en pocas horas una persona presenta deposiciones de consistencia blanda a líquida en mayor frecuencia y cantidad a las usuales.

La EDA o gastroenteritis, suele asociarse a procesos infecciosos por virus, bacterias o algunos parásitos intestinales.

  • EDA viral: es la causa más común.
  • EDA bacteriana y parasitaria: menos comunes.

La principal complicación de la EDA es la deshidratación, la cual puede ser grave y presentarse rápidamente en niños y ancianos.

Signos de deshidratación

Los signos que nos indican que una persona sufre algún grado de deshidratación son:

  • Sed intensa: debe tenerse en cuenta que los niños que aún no hablan o los ancianos que tienen problemas de comunicación, no van a poderla manifestar y pedir algo de beber, y las manifestaciones pueden ser de incomodidad o irritabilidad (como el llanto incontrolable en los bebés, por ejemplo).
  • Necesidad de estar tomando mucho líquido.
  • Sequedad en la boca.

Los signos de alarma que nos indican que la persona está muy deshidratada y requiere ser llevada a un servicio de urgencias son:

  • Llanto sin lágrimas.
  • Lengua pálida o rosa claro.
  • Incapacidad para beber o comer.
  • Vómito que no para y no permite tomar el suero oral.
  • Debilidad o somnolencia: se notan más decaídos, con mucho sueño o no logran caminar.
  • Hundimiento en las fontanelas (las depresiones de la cabeza de los bebés menores de 1 año, popularmente llamada “mollera”).
  • Llenado capilar prolongado: al comprimir la yema de los dedos, esta se pone pálida y se demora 3 o más segundos en volver a verse rosada o del color original.
  • Convulsiones o “ataques de epilepsia”.

¿Cómo manejamos la EDA y la deshidratación?

El manejo de la EDA implica la prevención y tratamiento de la deshidratación mediante:

  • La ingesta frecuente de suero oral (en sobres o comercial), agua hervida o jugos naturales con muy poca o ninguna azúcar.
  • En el caso de los bebés que aún reciben leche materna, amamantarlos con la frecuencia que ellos pidan.
  • Dar caldos de arroz o papa, pero con muy poca sal.

¿Qué NO debemos hacer?

  • No deben administrarse bebidas gaseosas ni jugos industrializados o bebidas “rehidratantes para deportistas”.
  • No dar jugos de frutas ácidas ya que pueden provocar vómito y aumentar transitoriamente la diarrea.
  • No debe prepararse el suero oral en gaseosa para “darle mejor sabor” ya que ello aumenta la diarrea.
  • No deben darse caldos salados, porque el exceso de sal hace que la deshidratación empeore, el caldo debe ser tan salado como una lágrima (es decir, bastante insípido).
  • No deben administrase o tomar antibióticos, ni antiparasitarios automedicados, ni despachados en las farmacias, si no han sido indicados por un médico.
  • No deben automedicarse con medicamentos para “parar” la diarrea porque pueden prolongar la infección.
  • No esperar en la casa en caso de presentar algún signo de alarma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *